Imagen Jaime Garzón: el genial impertinente. German Izquierdo

Jaime Garzón: el genial impertinente. German Izquierdo

Planeta | 9789584221810
Usado / Estado: Bueno
$33,000
Tamaño
 
Color
 
 
 

Como un “genial impertinente”, así define Germán Izquierdo a Jaime Garzón. A propósito, publicó un libro en 2009 titulado así, “Jaime Garzón, el genial impertinente”. Y hay que ver cuán  impertinente fue este locuaz personaje. Irreverente con el poder, los abusos y el despotismo de los políticos; extremadamente sincero a la hora de hacer reclamos; gracioso, burlón y desmedidamente extravagante, ése fue Jaime, el mismo que vive aún entre nosotros.

Germán Izquierdo, un comunicador social bogotano, egresado de la Universidad Javeriana en 2004, apasionado por la música y el periodismo, narra en 173 páginas los agites de la vida de un personaje que, a pesar de sus 12 años de ausencia, logró un espacio en la memoria colectiva de un pueblo, y no cualquier pueblo, ¡de Colombia! Lo extraño es que la memoria cortoplacista de los colombianos aún lo recuerde. Pero ¿Qué hizo Jaime para ganarse la recordación de los colombianos? A mí no me pregunten porque estaba muy chiquita cuando Jaime fue asesinado, sin embargo, pese a mi corta edad y a mi calidad de colombiana, lo recuerdo.

El libro que nos trae Germán comienza describiendo a Jaime montado en una bicicleta conduciendo hacia las aulas de la Universidad Nacional de Colombia, donde ingresó a estudiar derecho en los primeros años de la década de los 80. Su inconformidad con los pragmatismos educativos siempre la manifestó de diversas formas; unas veces dijo que “la universidad era la universalidad del conocimiento, hasta que llegaron los profesores”, en otra ocasión expresó lo rutinaria e improductivas que le parecían las clases: “uno madruga a clase de 7 a hacer NADA… Uno no hace nada”. Esa misma irreverencia la desnuda Izquierdo en este libro cuando entra en detalles sobre las discusiones incendiaras que propiciaba Jaime en las aulas de clase.

Jaime era un alma libre, de eso deja constancia Germán cuando describe la desfachatez con la que asumía las grabaciones de los programas que protagonizaba (zoociedad, Quac, Lechuza, entre otros), cuando, sin pudor alguno, mostraba su dentadura para convertirse en un humilde lustrador bogotano preocupado por su país; cuando era un celador o encarnaba a la cocinera de la Casa de Nariño. Mujeriego, nocheriego, buen anfitrión, melancólico, alegre y depresivo, esas son, a rasgos generales, las facetas de Jaime que descubre Germán Izquierdo en esta biografía, escrita con un lenguaje satírico y cautivador que aprisiona al lector de tal forma que una vez lee el primer renglón no puede parar.




Relacionados